Hace casi dos años se inauguró en la ciudad sueca de Eskilstuna, la Galería de Reciclaje ReTuna, un centro comercial dedicado exclusivamente a productos sostenibles y reciclados.

Mucha gente se preguntó en su momento si podría ser viable que en uno de los países con mayores tasas de bienestar social y renta percápita del mundo, se construyese un área comercial especializada en productos de segunda mano, aparatos reacondicionados y objetos reciclados. La continuidad de la propuesta parece consecuencia del alto nivel de concienciación social que existe, muchos objetos dejan de ser útiles pero se encuentran en perfecto estado y antes de desecharlos es posible darles una segunda vida útil. Se parte de la idea que es mejor reutilizar productos en perfecto estado, que comprarlos nuevos o tirarlos, por lo que la venta de este tipo de objetos no tienen que por estar orientados a clientes ahorradores y con menos recursos económicos.

Anna Bergstrom una de las fundadoras del proyecto señala que “en Eskilstuna y en el resto de Suecia hemos comenzado a tener un consumo más consciente, pero aún nos queda mucho por hacer para que sean más personas que actúen de forma sostenible”,

El centro comercial no pertenece a ninguna empresa o grupo empresarial, sino que es fruto de una asociación del gobierno municipal y de organizaciones ecologistas. Entre 600 y 700 clientes visitan el centro comercial a diario, suficiente para que no tenga pérdidas, se mantengan los establecimientos y la plantilla de medio centenar de trabajadores.

El centro comercial funciona como un punto limpio, donde los clientes depositan objetos desechados, estos pueden ser puestos a la venta si cumplen una serie de requisitos de calidad, de no ser así, serán reciclados.

Via: Redacción GestoresDeResiduos